¿Cómo bajar su tasa de gamma GT?

¿Cómo bajar su tasa de gamma GT?

¿Cómo bajar su tasa de gamma GT?

Seguramente que pocas personas a lo largo de su vida, habrán oído hablar de la gamma GT, y que sólo reparan en ella cuando su médico de familia se lo indica. Para entender qué es la GT “gamma transferasa”, conocida también por “gamma glutamil transferasa”, debemos atender a que se trata de un tipo de enzima que en nuestro organismo, está presente en las células de nuestro hígado. Este órgano en condiciones normales, es realmente efectivo para procesar, descomponer y equilibrar la sangre, además de crear los nutrientes necesarios, y metabolizando adecuadamente los medicamentos que tomamos, para que no sean nocivos para nuestra salud.

Cuándo tenemos Gamma GT alta

Sin embargo, cuando el hígado comienza a presentar problemas y complicaciones, y no desarrolla su trabajo adecuadamente, puede que la gamma glutamil transferasa se filtre en exceso al corriente sanguíneo, presentado un gran riesgo para nuestra salud sino se interviene de la manera más adecuada. Es por ello, que en estos casos, es imperativo realizar un correspondiente análisis de sangre, para comprobar que los niveles de gamma glutamil transferasa, se encuentran dentro de las cifras adecuadas.

Es a partir de las cincuenta unidades, cuando se considera que estamos en niveles altos de Gamma transferasa. Concretamente en “51 unidades” en caso de ser varones, y treinta y cinco “35 unidades” cuando son mujeres. Siempre hablamos de unidades, entendidas por cada litro. De todas formas, no siempre se trata de cifras estancas y precisas, ya que depende en muchos casos de la edad, ya que los hombres mayores de sesenta años, en muchas ocasiones, por no decir la mayoría, presentan unos niveles más altos a los habituales. En todo caso, tendrá que ser misión de nuestro especialista, el designar los niveles que corresponden a nuestro cuerpo, tanto por edad, como por hábitos diarios de alimentación e ingesta de bebidas de tipo alcohólico.

¿Cómo bajar su tasa de gamma GT?

Para poder recuperar los niveles apropiados de Gamma GT, lo primero de todo es atender a los consejos que nos realiza nuestro médico. En la mayoría de las ocasiones, tendremos que reducir los excesos de nuestro día a día. Por ejemplo, si se es un consumidor habitual de alcohol, su consumo debe reducirse inmediatamente. Lo mismo ocurre con el tipo de alimentos que estamos tomando. La fibra se convierte en algo indispensable a partir de ahora, por lo que nuestra dieta debe adaptarse a la nueva situación.

Habitualmente uno de los principales consejos que se dan para reducir los niveles de gamma GT, es que la grasa se controle, recurriendo a productos más saludables como por ejemplo las hortalizas y las verduras de color verde, como es el caso de la espinaca o la col. Acompañar las comidas habituales con una ensalada, es otro de los consejos que los médicos harán a sus pacientes que tienen un nivel elevado de gamma GT.

¿En qué casos es habitual tener Gamma GT alta?

Cuando percibimos ciertos síntomas relacionados con nuestra día a día, por ejemplo, cuando notamos que estamos perdiendo el apetito, nos fatigamos en exceso ante cualquier actividad física sencilla, percibimos que vomitamos sin razón aparente ciertos alimentos, o que tenemos una ligera debilidad en nuestro cuerpo, dolores en el abdomen, y cierto color amarronado en nuestra orina, es recomendable acudir a nuestro médico de cabecera, ya que probablemente nos solicite unos análisis.

La Gamma GT alta suele estar presente en casos muy específicos, relacionados muchos de ellos con problemas de salud típicos de un hígado dañado, tal como por ejemplo puede ser una Cirrosis hepática, propia del abuso al consumir alcohol, siendo un caso típico de muchos varones de cierta edad que ya arrastran un historial clínico relacionado con el alcoholismo. Igualmente, al no funcionar el hígado como es debido, uno de los problemas derivados del consumo de ciertos productos, es que no se procesen adecuadamente, y que estos lleguen a ser nocivos e incluso tóxicos para nuestro organismo. Del mismo modo, una infección hepática, puede inclinar la balanza para que tengamos unos niveles altos de GT, ya que pueden alterar su presencia de manera realmente peligrosa.

Las personas que presentan insuficiencias cardíacas, también presentan una mayor predisposición a padecer este tipo de problemas con los índices de GT. No debemos olvidar, que otros problemas de salud, como la diabetes, padecer ciertos tumores o la isquemia, ayudan a incrementar unos niveles de gamma transferasa.

Controlar los niveles de Gamma GT cada cierto tiempo, especialmente en aquellas personas que ya tienen una cierta edad, es una de las principales garantías de que tendremos nuestro hígado en unas buenas condiciones de salud. Al más leve síntoma, en que percibamos que nuestro cuerpo no tolera ciertos alimentos, debemos recurrir con la mayor celeridad ante un especialista para que pueda determinar qué tipo de problema padecemos, y que soluciones o tratamiento podemos llevar a cabo.

Veronica S.